jueves, 21 de octubre de 2010

AUTOECOLOGÍA

Estudia las relaciones de una sola especie con su medio. Se encarga del estudio de las adaptaciones de una especie a los factores abióticos y al análisis cuantitativo, que se interesa por la distribución geográfica y la dinámica poblacional (natalidad, mortalidad) y el cualitativo, que considera a los caracteres genéticos.
El objeto central de la Autoecología es el individuo y presta atención a los conceptos de hábitat, nicho ecológico y adaptación.

HÁBITAT:
Cada especie tiene un determinado lugar donde vive y al cual está adaptada, y que se denomina hábitat (del latín habitare = vivir). El hábitat es un concepto de raigambre ecológica que remite al lugar apto para que un especie crezca y se perpetué, siendo el lugar donde vive y se le puede encontrar, y que puede ser compartido con otros seres vivos. Los hábitats son particulares y diferentes para cada especie o grupo de especies, siendo el de mayor biodiversidad la selva. Las especies pueden tener mayor o menor adaptabilidad hacia los hábitats y hasta modificar sus características físicas para adaptarse a ellos. Por ejemplo, el hábitat del jaguar son los bosques tropicales, pero el estrato del sotobosque; el de la vizcacha son las requerías de la Sierra; el del cangrejo carretero son las playas arenosas y no las rocosas; y el de la vicuña son los pajonales de la Puna.
Son hábitats naturales aquellos que no han sufrido o sola en poca cuantía la intervención humana, y son objeto de protección legislativa en defensa del medio ambiente, como el caso de las áreas naturales protegidas.
El hábitat humano es donde un grupo de personas desarrolla su existencia, ya sea en una zona rural o urbana; no solo en condiciones naturales sino también arquitectónicas e institucionales, pues el ser humano desarrolla su vida en sociedad, y cada individuo dentro de ella debe contar con las condiciones de vida adecuadas para su propio desarrollo personal, a favor del crecimiento y mejora social.


NICHO ECOLÓGICO:
En ecología, un nicho es un término que describe la posición de una especie o población en un ecosistema o el espacio concreto que ocupa en el ecosistema. En otras palabras, cuando hablamos de nicho ecológico, nos referimos al "trabajo" o a la función que desempeña cierto individuo dentro de una comunidad. Es decir, el nicho ecológico de un ser vivo no solo es un espacio físico, sino que incluye todos los factores bióticos: sus presas, sus depredadores, los lugares en los que se refugia, etc.
El nicho influye de varias maneras, por ejemplo: cómo una población responde a la abundancia de sus recursos y enemigos y cómo esa población afecta a esos mismos factores (por ejemplo, reduciendo la abundancia de recursos por la vía del consumo y contribuyendo al crecimiento de la población al caer presa de ellos).
Sin embargo, el uso de los recursos es mermado frente a la existencia de otras especies que los utilizan. De ahí que el nicho se relacione con el concepto de competencia interespecífica. Es decir, el uso de recursos por parte de una especie, interferirá con el nicho de otra especie que usa el mismo recurso, lo que lleva a que sus nichos individuales se solapen.

Por ejemplo, el nicho ecológico que ocupa la mariposa monarca (Danaus) en el estado de oruga es ser herbívora, alimentándose de la planta flor de sesda (Asclepiass curassavica) en su estado adulto es nectarívora, visitando flores de diversas plantas. Por la competencia con otras especies la mariposa monarca se ha especializado, a través del tiempo, en dicha planta, que no es aprovechada por otras mariposas y, que a pesar de ser tóxica, la oruga soporta la toxicidad por una adaptación especial.
Por otra parte, el nicho ecológico del jaguar u otorongo en el bosque tropical es el ser carnívoro o depredador de animales grandes (venados, sachavaca, sajinos, etc.) y ambos comparten el mismo hábitat con los venados, pero éstos son herbívoros.
Importante
El nicho ecológico permite que en un área determinada convivan muchas especies herbívoras o carnívoras u omnívoras, habiéndose especializado cada una en una determinada planta o presa, sin hacerse competencia unas a otras. Esto se ha logrado a través de un largo proceso de especialización y qué implica que en el tiempo han sobrevivido las especies que han logrado adaptarse a una determinada función y han desarrollado hasta ciertos órganos especializados. Las distintas funciones de las especies permiten la convivencia de muchas especies en el mismo espacio, sin hacerse una competencia tal, que permite a todas vivir
Un ejemplo muy característico lo constituyen los picadores. En el bosque amazónico y en una misma área podemos encontrar varias especies de estas aves, pero cada una se ha especializado en determinadas flores y sus picos varían en forma o longitud, según las flores de las especies de plantas que visitan.
El concepto de nicho ecológico también es importante para comparar distintos ecosistemas, como es el caso de las convergencias (especies muy distintas pero de hábitos similares), y la comparación entre diversas poblaciones del mismo ecosistema, posibilitando la explicación de la competencia y la coexistencia.

ADAPTABILIDAD
La adaptación es el proceso del cambio evolutivo mediante el cual el organismo obtiene una "solución" al "problema" cada vez mejor con el fin de ajustarse al ambiente de manera más eficaz y armónica, siendo el resultado final la adaptación.
El punto de vista actual sobre la adaptación es que el ambiente crea ciertos "problemas" que los organismos necesitan resolver, y que la evolución a través de la selección natural constituye el mecanismo para crear dichas soluciones. La selección natural actúa esencialmente capacitando a los organismos para mantener su estado de adaptación; no para mejorarlo, sino, simplemente la capacita para hacer frente al constante cambio ambiental.

Un ejemplo es la evolución de las aves a partir de los reptiles; aunque algunas aves invirtieron el proceso, tal es el caso de los pingüinos que se adaptaron a la vida acuática al cambiar sus alas voladoras a alas nadadoras y sus plumas por un recubrimiento impermeable, solucionando así el problema de su existencia acuática.
Se entiende como adaptación como el cambio evolutivo de los organismos para resolver los problemas que les plantea el ambiente. Es así que hay tres tipos diferentes de adaptaciones las cuales son: morfológicas, fisiológicas y conductuales.
1.      Adaptaciones morfológicas
Son los cambios que presentan los organismos en su estructura externa y que le permiten a un organismo confundirse con el medio, principalmente imitando formas y colores.
Los dos principales ejemplos de las adaptaciones morfológicas son el camuflaje y el mimetismo, que son estímulos ocasionados por los cambios del ambiente o de hábitat.


El camuflaje es el método que permite a los organismos u objetos desaparecer visiblemente para sus depredadores o para sus presas, ya que de otra forma serian visibles. Como cuando la forma o color del organismo es similar al medio donde vive, así que fácilmente se confunde con él.



El mimetismo es un fenómeno que consiste en que un organismo se parece a otro con el que no guarda relación y obtiene de ello alguna ventaja funcional; se puede entender como la semejanza en apariencia que desarrollan algunos organismos inofensivos para parecerse a otros que son peligrosos o desagradables.


2.      Adaptaciones fisiológicas
Son aquellas en los que los organismos alteran su fisiología de sus cuerpos, órganos y tejidos es decir representan un cambio en el funcionamiento de su organismo para resolver algún problema que se les presenta en el ambiente: los ejemplos principales de las adaptaciones fisiológicas son la hibernación y la estivación.

La hibernación es un estado de hipotermia regulada, durante algunos días, semanas o meses que permite a los animales conservar su energía durante el invierno; es el ejemplo más claro de la adaptación fisiológica ya que es un estado de latencia o somnolencia que presentan algunos organismos durante el invierno como consecuencia de la reducción de sus funciones metabólicas.


La estivación es un estado de somnolencia que presentan algunos organismos como consecuencia de la reducción de sus funciones metabólicas durante la estación cálida, en regiones como el desierto.




3.  Adaptaciones conductuales
Son aquellas que implican alguna modificación en el comportamiento de los organismos por diferentes causas como asegurar la reproducción, buscar alimento, defenderse de sus depredadores, trasladarse periódicamente de un ambiente a otro, cuando las condiciones ambientales son desfavorables para asegurar su sobrevivencia. El más claro ejemplo de esta adaptación son la migración, el cortejo o galanteo y el tropismo.

La migración es el movimiento periódico de salida y regreso a un área determinada, que llevan a cabo algunas especies para buscar alimento, pareja o condiciones favorables para vivir. Para ello se organizan en grupos para protegerse, pues muchos depredadores no se atreven a atacar a sus presas cuando éstas se hallan agrupadas.

El cortejo o galanteo son una serie de exhibiciones que realiza el macho para atraer a la hembra, con lo cual se facilita o se favorece el encuentro de la pareja para lograr el apareamiento. En los mamíferos están poco desarrolladas, pero en las aves suelen ser muy espectaculares, predominando los despliegues de las alas de diversos colores, como los cantos y las danzas.


El tropismo detectable en plantas y animales simples, es en esencia el movimiento que presentan estos organismos para orientarse hacia el sol o hacia el centro de la tierra.

1 comentario:

kendrick jara dijo...

Muy interesante y general! GRacias caballero.